Vigile su inversión ... Al ojo del amo engorda el caballo.

Para realizar una inversión financiera, usted puede realizar sus operaciones por internet o bien contratar los servicios de una casa de bolsa, la cual le asignará un promotor. A través del promotor podrá celebrar un contrato de intermediación bursátil con la casa de bolsa, ya sea en la modalidad de discrecional o no discrecional.

La administración: la clave para ver crecer tu Pyme
Razones Financieras-Conocimiento del Cliente

Alerta de nuevos artículos

Deseo que me avisen por correo electrónico cuando se publiquen nuevos artículos o información importante.

e-mail *

Enviar este artículo a un amigo

Enviar este artículo a un amigo
e-mail de su amigo *
Nombre de su amigo *
Su nombre *

Algunos amigos me han hecho saber que conocidos suyos perdieron mucho dinero en sus inversiones en la bolsa (mercado de capitales); éstos no han sido pocos casos, ni de poco dinero, sobre todo hablando en términos porcentuales, pues he sabido de personas que han llegado a perder hasta el 90% de su inversión inicial en periodos de entre uno y dos años. Para realizar una inversión financiera, usted puede realizar sus operaciones por internet o bien contratar los servicios de una casa de bolsa, la cual le asignará un promotor. A través del promotor podrá celebrar un contrato de intermediación bursátil con la casa de bolsa, ya sea en la modalidad de discrecional o no discrecional. En el primer caso, el promotor puede realizar las operaciones que él considere convenientes, en la modalidad no discrecional deberá consultar previamente con el cliente acerca de las operaciones a realizar y estas deberán ser autorizadas por el cliente. Ya sea por falta de tiempo o de conocimiento para realizar operaciones directamente, el uso de promotores resulta bastante frecuente; si usted se encuentra en esta situación, le sugiero tomar en cuenta los siguientes aspectos que podrían evitar que ponga en riesgo su patrimonio. 1.- Para su promotor será más favorable si el contrato que firman es discrecional; si usted decide hacerlo en dicha modalidad, con mayor razón deberá estar al pendiente de las operaciones que se hacen en su contrato. Al firmar el contrato en la modalidad de discrecional, el promotor podrá realizar cualquier operación, prácticamente sin avisarle y sin pedirle opinión, si a esto añadimos que usted no está al pendiente de su portafolio, para cuando se entere de la composición del mismo, y del resultado de las decisiones de inversión que se han tomado, podría ser demasiado tarde. 2.- Aunque esta sugerencia parezca obvia, no lo es: Lea muy bien el contrato y los anexos, teniendo muy claro qué responsabilidades adquirirá cada parte con la firma respectiva y qué está autorizando que se haga con su dinero. Ilustraré con un par de ejemplos algunos de los múltiples escenarios que pueden presentarse: a) Inversionista calificado: Existen cierto tipo de valores, en los cuales sólo pueden invertir los inversionistas calificados, si el promotor desea invertir en ese tipo de valores, le requerirá firmar una carta en la que usted manifieste que es inversionista calificado. Al hacer esto, puede haber un riesgo de tipo de cambio (adicional a los riesgos de las inversiones en acciones), el cual tal vez usted no esté dispuesto a asumir; en general estos instrumentos pueden tener riesgos distintos a los que usted tiene considerados, por lo que deberá evaluar detenidamente este camino. b) Préstamo de valores, ventas en corto: Para realizar este tipo de operaciones el promotor también le solicitará una carta, al firmarla está autorizando dichas operaciones en su contrato, no obstante su riesgo. En este tipo de operaciones, usted está aceptando el riesgo de la operación, así como los costos de la misma. 3.- Revise constantemente su posición, solicítela a su promotor cada mes o cada quince días, no es necesario que espere un mes completo para enterarse a través de la llegada de su estado de cuenta; no escatime al preguntar acerca de todos los títulos que tiene su portafolio. En el universo de los títulos en los cuales se puede invertir, no necesariamente usted sabrá a qué tipo de valor corresponde cada clave de pizarra, y por supuesto, difícilmente sabrá los riesgos de cada tipo de instrumento. Recuerde que en el mercado existe una infinita variedad de instrumentos que su promotor podrá explicarle con detalle: no dude en pedir esta información hasta estar seguro de que está tomando la mejor decisión para usted y que no está asumiendo mayor riesgo del que usted tenía considerado. 4.- Pregunte a su promotor por cuánto tiempo mantendrán en su portafolio cada una de las posiciones que se han adquirido; aunque la respuesta puede modificarse en el tiempo, es un hecho que el promotor debería de tener un escenario inicial respecto de la dirección en la que cree que se va a mover ese título y el tiempo que puede tardar. El ejemplo más adecuado es el de las ventas en corto, si su promotor toma una posición corta debe tener un tiempo estimado para mantener esa posición, al menos de manera aproximada, no resulta lo más recomendable permanecer corto por mucho tiempo, ya que es poco probable que una acción todo el tiempo este bajando de precio, lo anterior, con independencia de que estar corto nos cuesta, ya que trae consigo ciertos costos, tales como el costo del préstamo y en su caso lo posibles dividendos que pudiera pagar dicha acción. He sabido de algunos conocidos que han llegado a estar cortos en una acción hasta dos años, cuando uno decide irse corto en alguna acción y si la decisión no resultó adecuada es mejor salirse, pues permanecer corto implica incurrir en costos (como los ya mencionados), con independencia de que quizás la acción no regrese a los niveles deseados como para tener una utilidad o salir tablas. En lo que refiere a las ventas en corto, es de suponerse que los promotores no siempre aciertan en sus decisiones; por tal razón, el promotor debería plantear escenarios a partir de los cuales optaría por salirse, en caso de que el título se mueva en la dirección contraria a la esperada. Lo anterior también aplica para compras. Bajo cualquier escenario, será mejor salir con una pérdida pequeña, que por no salir a tiempo y generar una pérdida gigante. Existen estrategias más riesgosas, como las ventas en corto; en este caso usted sabrá que en su contrato podrán realizar ventas en corto, porque deberá firmar una comisión mercantil en la que le autoriza a su casa de bolsa para realizar en su nombre préstamo de valores, como prestatario; generalmente también se incluye la opción como prestamista, para que usted pueda prestar sus valores. 5.- Debe preguntar a su promotor todo lo que le cause duda, empezando por lo que representa un costo en su contrato, asimismo, deberá estar al pendiente de lo que podría provocarle alguna disminución en su patrimonio; un buen ejemplo son las ventas en corto: Si ya se puso de acuerdo con su promotor en tomar esa posición (corta en las acciones XYZ), pregunte cuánto le cobraran por el préstamo, y si pagará algún dividendo. No pierda de vista que al estar corto, usted está esperando que la acción XYZ, baje de precio. Si la operación no le representara ningún costo, por cada peso que baje XYZ, es un peso que usted ganará; sin embargo, si el costo del préstamo es de 5 pesos y las comisiones son de 1 peso, usted necesitará que la acción baje 6 pesos tan sólo para salir tablas. Una buena pregunta para su promotor, considerando que los préstamos tienen una duración determinada y en su caso de ser necesario se renuevan, sería: Durante el primer periodo del préstamo ¿Cuánto tiene que bajar la acción XYZ para que salga tablas? Ése es su punto de equilibrio: si baja menos perderá, si baja más, ganará. 6.- Su casa de bolsa tiene la obligación de asignarle un perfil de riesgo. Solicite a su promotor que le explique qué significa el perfil que le fue asignado, qué operaciones se podrán realizar, y sobre todo vigile que las operaciones que realiza su promotor sean acorde al perfil que se le ha asignado, tanto en los porcentajes de inversión como en los títulos en los que se invierte. Las casas de bolsa tienen la libertad de asignarle los nombres que consideren adecuados para cada nivel de riesgo establecido. Estoy al tanto de que algunos de esos nombres son especialmente confusos; por ejemplo, en una casa de bolsa, el perfil de riesgo denominado “Patrimonial”, es el que acepta más riesgo, sin embargo, muchos clientes creen que es un perfil en el que el promotor o la casa de bolsa se encargará de cuidar su patrimonio, de no arriesgarlo, justo lo contrario. Dependiendo del perfil (nivel) de riesgo que le asignaron, podrá invertir en ciertos títulos, algunos especialmente riesgosos, como Trackers o ETF’s (Exchange-Traded Fund), los cuales replican índices o commodities de forma directa o inversa 1x, 2x y hasta 3x. Por obvias razones estos instrumentos son especialmente más riesgosos, porque son más volátiles. Principalmente en estos casos, pida a su promotor que le explique la razón de haber tomado esas posiciones y qué es lo que espera que suceda, cuánto espera ganar. Algunos ejemplos de este tipo de títulos son FAZ, FAS, EDZ, EDC, entre muchos otros. Más de una vez he escuchado casos de clientes cuyo promotor, después de haberle perdido una importante cantidad tanto en importe como en porcentaje de su patrimonio, trató de recuperarlo invirtiendo en este tipo de títulos; con frecuencia, ante este escenario las pérdidas se hacen más grandes. No deje que su promotor actúe bajo la conducta del apostador (impulsividad, irracionalidad y la creencia de que la siguiente apuesta será la acertada), ello pued acarrear mayores pérdidas que utilidades. 7.- Consulte a su promotor acerca de si tiene establecidos stop and loss, a determinados niveles de pérdidas en todos o algunos de los títulos que tiene su portafolio. Un stop and loss, implica programar la venta de una acción cuando se llega a determinado nivel de pérdida, por ejemplo, si usted compró a 10 pesos la acción JKL, y no está dispuesto a perder más del 10% en esa acción, puede programar un stop and loss, para que si las acciones JKL llegan a 9 pesos se vendan automáticamente. 8.- Verifique cuánto está pagando de comisiones por concepto de intermediación, es decir; en algunas casas de bolsa, una parte del ingreso de su promotor es un porcentaje de las comisiones que usted paga a la casa de bolsa, por lo cual él tiene el incentivo para hacer el mayor número de operaciones posibles, inclusive comprar y vender el mismo día. Puede ser una buena estrategia pero considerando el costo, deberá asegurarse de que los incrementos en los títulos que está adquiriendo son suficientes para cubrir los costos de las comisiones. Supongamos que en la mañana su promotor compró la acción ABC en 10 pesos y tuvo un costo del 1% de comisión por comprar y un costo del 1% de comisión por vender; en la tarde, su promotor vende la misma acción en 10.10 pesos, 10 centavos más caro de lo que compró; entonces usted habrá perdido 10 centavos. Ahora, multiplíquelo por el número de acciones que compró, en este caso sólo ganaron el promotor y la casa de bolsa. Usted perdió. Verificar cuánto está pagando de comisión, no sólo se refiere a saber el porcentaje que le cobran por entrar y por salir , sino también a conocer los importes totales que pagó en el mes por dicho concepto. Esto con independencia de otro tipo de costos, como los que ya mencioné anteriormente en relación a los préstamos de valores. Es justo que usted le pague a su promotor, por asesorarlo, pero debe saber cuánto le está pagando, y si efectivamente lo está haciendo ganar o no. Las casas de bolsa tienen diferentes comisiones según el cliente. Siempre trate de negociar la comisión más baja. Si no lo consigue y no sostiene lazos de lealtad con la casa de bolsa o el promotor, busque otras alternativas que le ofrezcan mejores condiciones. 9.- Su promotor debe consultarle el objetivo de la inversión. Acuerden una estrategia y actúen en consecuencia; por ejemplo si su objetivo de inversión es para su retiro, no resultaría una estrategia adecuada tomar y deshacer posiciones intra-día (comprar y vender el mismo día). No olvide que las inversiones en bolsa son de largo plazo. 10.- Programe revisiones y evaluaciones cada tres o seis meses para ver cuánto ha ganado en importe y en porcentaje; esto servirá para validar o reorientar la estrategia del promotor con base en resultados concretos. Finalmente, es indispensable que pregunte todo lo que no entienda y lo que desee saber. Resolver las consultas del cliente forma parte del servicio que está pagando. Si el promotor no lo satisface, siempre puede existir una opción m

Julio César Ramsés Bastidas Márquez Es Licenciado en Economía y Contaduría Pública con Diplomado en desarrollo de habilidades gerenciales y Maestría en Finanzas.Actualmente es Profesor de capacitación financiera para FINDES.www.findes.org




Deseo recibir artículos e información importante en mi correo:   

Califica esta idea
  Excelente idea   1    Mala idea

Publicidad en Internet para Impulsar tu Negocio




©2013 IdeasparaPyMEs.com es un sitio sin fines de lucro.